Daltonismo en niños... Síntomas, diagnósticos y consejos

El daltonismo es una afección en la cual no se pueden ver los colores de manera normal. También se conoce como deficiencia de color. En el daltonismo generalmente la persona no puede distinguir entre ciertos colores. Con frecuencia no distinguen los verdes de los rojos y, a veces, los azules.

En la retina hay dos tipos de células que detectan la luz. Esas células se llaman bastoncillos y conos. Los bastoncillos solo detectan la luz y la oscuridad y son muy sensibles a los niveles bajos de luz. Los conos detectan los colores y están concentrados cerca del centro de la visión. Hay tres tipos de conos: unos detectan el rojo, otros el verde y otros el azul. El cerebro usa la información que envían los conos para determinar el color que percibimos.

El daltonismo puede ocurrir cuando un tipo o más de conos están ausentes, no funcionan o detectan un color diferente de lo normal. El daltonismo grave ocurre cuando los tres tipos de conos están ausentes. El daltonismo leve ocurre cuando los tres tipos de conos están presentes, pero uno de ellos no funciona bien. Detecta un color diferente de lo normal.

Las revisiones oftalmológicas en la primera infancia son muy importantes para detectar y diagnosticar de manera precoz algunas anomalías visuales, con el fin de evitar, además, futuros problemas en el aprendizaje.

¿Cómo se detecta este problema?

Al ser una anomalía genética, el niño pequeño no sabe si la forma que tiene de percibir los colores es la correcta, pues es como siempre los ha visto. Por eso, no suele ser hasta los tres o cuatro años cuando surgen las primeras sospechas, pues a esta edad el niño ya se comunica perfectamente con su entorno y es capaz de decir lo que está viendo.

Normalmente, los padres se dan cuenta de que están ante un problema de visión cuando el niño confunde los colores al jugar o dibujar. Aunque a veces son los profesores quienes alertan de este hecho, especialmente en la etapa de Infantil, en donde los colores juegan un papel fundamental a la hora de identificar conceptos.

Si en la familia se tienen antecedentes de daltonismo y sospechas de que el niño pueda padecer también esta anomalía en la visión, es aconsejable que lo consultes cuanto antes con el especialista, pues la detección precoz resulta fundamental para guiar al niño en su percepción del mundo.

Por lo general, a partir de los dos años el niño ya podría realizar un test de detección de daltonismo, pues existen pruebas enfocadas a esta edad que resultan fáciles de entender para los más pequeños, con imágenes fáciles de identificar o seguir con el dedo.

¿Qué hacer si mi hijo tiene daltonismo?

Ponerlo en conocimiento de la institución educativa

Ante el diagnóstico, lo primero que se debe hacer es ponerlo en conocimiento del centro educativo para que los profesores lo tengan en cuenta a la hora de trabajar con él.

Explicarle esta anomalía de visión

Al igual que sucede con cualquier otra condición de salud, es recomendable informar al niño sobre lo que le ocurre, empleando palabras y explicaciones acordes a su edad y entendimiento.

Facilitarle el día a día

Ciertas actividades cotidianas que las personas sin este problema de visión hacemos de manera automática, pueden convertirse en un verdadero reto para los niños con daltonismo. De ahí la importancia de facilitarles su día a día, enseñándoles trucos que pueden ayudarles a identificar los colores:

  • Enséñale a recordar las cosas por su orden o posición y no por su color. Un ejemplo muy claro es el de los semáforos, de manera que aprendan a ubicar la luz roja en la parte superior y la verde en la inferior.

  • Organiza su armario con etiquetas para que sepa el color de las prendas, y pueda combinarlas con acierto cuando comience a vestirse solo. Este punto adquiere especial importancia durante la adolescencia.

  • Coloca etiquetas en los lápices de colores con el nombre del color en cuestión, para ayudarle en el colegio a la hora de dibujar.

    El daltonismo es un problema oftalmológico genético y con un origen hereditario. Esta anomalía no es progresiva, pero tampoco reversible, y afecta con mayor frecuencia a varones que a mujeres

Dra. Mariana Vargas

Oftalmología Pediátrica

Sabías que es la Craneosinostosis? Yo tampoco...

¡En mi experiencia laboral creía haber obtenido gran información sobre los niños, las enfermedades y todas las complicaciones que los rodean... pero me aguardaba algo mucho más grande, Si! yo María Fernanda la comunicadora de Clinykids desde su inicio y encargada redes sociales; esa voz detrás de una computadora, que compartía información importante para las familias, que generaba contenido para medios de comunicación, me convertía en Mamá...

Y ahí me di cuenta que me faltaba mucho por conocer, al acercarse mi hija a los 3 meses de nacida empezamos a notar algo extraño en la forma de la cabeza y una protuberancia de los huesitos de la cabeza, nos fuimos para la pediatra que la recibió en el parto, una compañera en Clinykids y al medir la circunferencia cefálica, nos solicitó una tomografía, simplemente para confirmar el diagnóstico.

Y nos empezamos a llenar de criterios técnicos de los que poco conocíamos...

La Dra. Paula Buitrago lo describe de esta forma:

El cráneo de un bebé o un niño pequeño está conformado por placas óseas y los bordes en donde se cruzan estas placas se denominan líneas de sutura. Estas líneas normalmente se cierran cuando el niño tiene 2 o 3 años de edad pero en algunos casos puede ocurrir un cierre prematuro y esto provocará una forma anormal de la cabeza.

Este defecto es de origen congénito y aunque afecta a niños con ciertos síndromes genéticos también se puede encontrar en niños por lo demás sanos.

El tipo de craneosinostosis depende de qué suturas se unan prematuramente. Si la sutura sagital se cierra prematuramente, la cabeza del bebé crecerá en forma alargada y angosta. Si el compromiso es en las suturas coronales, el bebé puede presentar aplanamiento en la frente en el lado del cráneo que se haya cerrado prematuramente, la cuenca del ojo a ese lado de la cabeza puede elevarse y la nariz estirarse también hacia ese lado. Si la que se cierra prematuramente es la sutura lamboidea, la cabeza del bebé puede aplanarse en la parte de atrás.

El médico puede identificar la craneosinostosis mediante el examen físico, y puede solicitar pruebas de imágenes para confirmar el diagnóstico.

La clave para el tratamiento de este trastorno es la detección y el tratamiento precoz, y está determinado por: la edad del niño, su estado general de salud, el tipo y gravedad de la craneosinostosis, entre otros. Generalmente, el tratamiento recomendado suele ser la cirugía y su objetivo es reducir la presión en la cabeza y corregir las deformidades de los huesos del cráneo y de la cara.

El momento ideal para realizar la intervención es antes de que el niño cumpla 6 meses, ya que los huesos son aún muy blandos y fáciles de manipular.

La craneosinostosis que no recibe tratamiento ocasiona deformación de la cabeza la cual, de no ser corregida, puede ser severa y permanente.

Así comenzamos el camino al tratamiento:

10 de mayo: Valoración Pediátrica y tomografía

11 de mayo: Valoración de Neurocirujano pediatra

19 de mayo: Una nueva Valoración de Neurocirugía en el HNN

26 de mayo: Le realizan un TAC para evidenciar el daño

Ya con todos los exámenes listos, nos dan la orden de internamiento y cirugía

02 de junio: Nos internábamos

03 de junio: Realizaban la cirugía.

Llegamos al hospital, según nosotros súper preparados para todo y después de realizar los exámenes de sangre y cuando nos disponíamos a subir al salón nos llaman y nos cancelan la cirugía debido a una emergencia y ahora de regreso a casa a esperar nos reprogramaran... La espera más larga de nuestra vida, estábamos contra reloj ya que a partir de los 6 meses el tipo de cirugía cambiaba y era mucho más invasiva.

Cuando el miércoles 08 de junio, ingresa la llamada; mañana hay que internar a Ana Lucía y de nuevo al hospital a internarnos juntos y el miedo de otra cancelación de emergencia, pero finalmente se llegó el día el 10 de junio del 2016 le realizaron la intervención quirúrgica con gran equipo médico en un hospital lleno de amor y servicio único digno de admirar en nuestra seguridad social.

Ya con la recuperación fue otra historia yo sabía escribir bien, transmitir el conocimiento de los especialistas de Clinykids de la mejor manera, pero cuando me llego el momento, ¡por Dios! Que difícil de la teoría a la práctica las cosas no eran tan sencillas, el dolor de madre me invadía, el miedo a que pasaría con ella y si la lastimaba...

Esto me enseñó a ver las cosas con una nueva óptica, de manera que me permitió, desde mi experiencia como mamá, conocer una condición que se da en 1 de cada 2000 nacimientos y de los cuales la mayoría se da en hombres, que muchas veces pasan desapercibido por médicos y padres, por eso decide compartirles mi experiencia vida con esta condición de manera que juntos conozcamos mejor este padecimiento y así obtener una mayor difusión con el propósito de lograr una mayor detección de los casos que se presenten en el país.

María Fernanda Mora

Comunicadora Clinykids

¨Apoyos psicológicos que deben tener los niños, niñas y adolescentes en los centros educativos con algún Trastorno del Neurodesarrollo¨

Dra. Melania González Molina, Licenciada en Psicología.

1499139485_neuropsicologia-infantil-granada-2.jpg

 

Según la Asociación Americana de Psiquiatría, existe una clasificación de siete trastornos del neurodesarrollo. Los mismos son un grupo de condiciones heterogéneas presentes en  los niños, niñas y adolescentes, que se caracterizan por un retraso o alteración en la adquisición de habilidades, en una variedad de dominios del desarrollo, incluidos el motor, social, emocional, lenguaje y cognición (Thapar, Cooper y Rutter, 2016).

 Por consiguiente, es importante un adecuado apoyo por parte de los centros educativos y su cuerpo de docentes, ya que de acuerdo con la Ley de Igualdad de Oportunidades para las Personas con Discapacidad en Costa Rica (Ley N.º 7600), los maestros deben recibir y atender a estos estudiantes con necesidades educativas especiales (NEE), dentro de sus clases regulares y saber cómo aplicar las diferentes adecuaciones curriculares.

 Así mismo es fundamental identificar el tipo de NEE a través de un adecuado Diagnóstico realizado por profesionales competentes en el área de Psicología, que permita direccionar la eficiencia de las actuaciones profesionales que brindan los docentes y la atención asertiva de las NEE que presentan los estudiantes.

 Los distintos tipos de NEE deben abordarse de formas diferentes, según la clasificación en que se encuentren: visuales, auditivas, cognitivas, físicas, de aprendizaje del habla y superdotación. El Ministerio de Educación Pública de Costa Rica (MEP, 2012) distingue tres tipos de adecuaciones curriculares:


descarga.jpg

Por eso, su identificación y clasificación resulta imprescindible para realizar intervenciones exitosas, que permitan al estudiante superar sus limitaciones o discapacidades y desenvolverse en un ambiente de igualdad de condiciones respecto a sus pares.

Si desea programar su cita puede contactarnos al: 2271-4949 o al 85846960