fbpx

En el año 2003 nació, Camila, y con ella una gran alegría, ternura y amor, pero al mismo tiempo el temor y la angustia de no hacer todo aquello que ella necesitara de la forma correcta, de no ser la “súper mamá” que se ve en las revistas o en los programas de televisión.

Con muchas ilusiones, con un gran amor y un cargamento de dudas inicié esta hermosa y difícil travesía. Buscando guía y consejo con muchos especialistas pero sin un concepto integral, pues todos daban puntos de vista diferentes; con un poco de prueba y error fui aprendiendo.

En el 2007, con el nacimiento de mi segunda hija, Mariana, y ya con más experiencia en el arte de ser mamá, inició un nuevo reto: el manejo de celos de la hermana mayor. Razón por la que tuve que buscar otras asesorías y especialistas, para que me ayudaran a enfrentar este nuevo proceso de la forma más adecuada para mis hijas.

Todos los especialistas que me ayudaron fueron excelentes; sin embargo, tenía que enfrentar otro reto al visitarlos: las distancias entre unos y otros, las esperas que en ocasiones se alargaban más de lo esperado y los lugares que no eran adecuados para niños.

A raíz de esta experiencia y sumado al sueño que desde estudiante tuve de crear una clínica integral para niños y niñas, nace desde mi corazón un proyecto para facilitarle a las familias la accesibilidad a varios especialistas por interconsulta.

En mi pensamiento daba vueltas este deseo desde el 2010, por lo que empecé a investigar diferentes opciones, me preparé con varios cursos de emprendedurismo dictados por la Universidad Tecnológica, realicé estudios de mercadeo para conocer las necesidades de los padres respecto a sus hijos y me asesoré con varios especialistas en infanto-adolescentes para poder ofrecer una forma diferente e integral de servicios de salud.

Es así como en el 2013 se inicia la remodelación y la materialización de lo que un día soñé y nació Clinykids: una clínica que reúne a muchos especialistas en un mismo lugar, donde los niños reciben una atención integral por médicos de excelente calidad académica y humana, con una sala de espera ideada para el entretenimiento y disfrutes de los más pequeños; así como la tranquilidad de los padres, el asesoramiento y guía desde que están en el vientre materno hasta su adolescencia.